Antecedentes

La Comunidad Andina (CAN) integrada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, unida con el objetivo de alcanzar un desarrollo integral, más equilibrado y autónomo, se ha visto afectada en las últimas décadas por la problemática general de las drogas.

Colombia, Perú y Bolivia producen casi el 100% de la hoja de coca utilizada para la producción de derivados de la cocaína. Si bien las estadísticas detalladas sobre el consumo de drogas todavía tienen un retraso en su vigencia, hay indicadores claros que el consumo interno está aumentando y alcanzando niveles preocupantes en ciudades de la región y hasta en zonas rurales como es el caso de Perú. La imagen de países productores está cambiando, convirtiéndose también en países consumidores. Esta situación de país productor/consumidor es altamente peligrosa ya que hay mucha disponibilidad de sustancias ilícitas en las calles y a bajos precios, aspectos que incrementan la vulnerabilidad al consumo de sustancias ilícitas.

Según los estudios realizados por la OEA/CICAD/UNODC en 2006 y 2009, el consumo de drogas por parte de la población escolar ha ido creciendo, produciéndose el consumo a edades cada vez más tempranas.

Aunque los gobiernos andinos están ahora tomando conciencia de que el consumo interno de drogas en la región es un tema de gran preocupación, la reducción de la demanda y el consumo de drogas ilícitas en los países miembros de la Comunidad Andina no ha recibido la suficiente atención como los programas de desarrollo alternativo y la lucha contra el tráfico de drogas, tanto en términos de prioridad de política de sus gobiernos, como en la implementación de programas orientados a reducir la oferta de sustancias.

La formulación de PREDEM se orienta a generar un mayor equilibrio entre las políticas, estrategias, planes y programas de lucha contra las drogas. PREDEM está orientado específicamente a contribuir con los esfuerzos de los países andinos en materia de reducción de la demanda de drogas ilícitas en la región.

Esta propuesta está en línea con la preocupación de organismos multilaterales como la CAN para quienes la lucha contra la problemática de drogas es prioritaria, como se refleja en el marco del Documento de Estrategia Regional 2007-2013, así como en el Programa Indicativo Regional 2011-2013, que define las prioridades para la cooperación UE – CAN.

Adicionalmente, la iniciativa prevista también está en armonía con:

– Plan Andino de Cooperación para la Lucha contra las Drogas Ilícitas y Delitos Conexos (Decisión 505) puesta en vigencia en junio de 2001 donde se aborda la lucha contra el problema de las drogas ilícitas en forma integral, comprendiendo todos los aspectos involucrados en la producción, tráfico, consumo y delitos conexos. Este Plan se basa en los principios de responsabilidad compartida, solidaridad, pleno respeto a las respectivas legislaciones, soberanía e integridad territoriales, así como en la estricta observancia del Derecho Internacional .
– Estrategia de la Unión Europea en materia de Drogas (2013 – 2020) cuyo objetivo en el ámbito de la cooperación internacional es reforzar en mayor medida el diálogo y la cooperación entre la UE, los países terceros y las organizaciones internacionales en temas relativos a las drogas, de una forma general y equilibrada.
– Conclusiones de la Cumbre UE – CELAC de Santiago de Chile (2013) donde los países se comprometieron a mantener un diálogo y cooperación continuados para poder establecer metas medibles para reducir el impacto del problema mundial de las drogas. Estos esfuerzos deben basarse en un enfoque integral y equilibrado para abordar la demanda de drogas y reducción de la oferta de drogas, bajo el principio de responsabilidad común y compartida y el respeto de los derechos humanos y derecho internacional.

PREDEM busca apoyar a los países miembros de la CAN en su empeño por reducir la demanda de drogas ilícitas y brindar oportunidades sanas a la población. Para alcanzar esto, PREDEM propone la implementación de iniciativas novedosas que respondan a las necesidades de la población y a la generación de políticas que sustenten programas de reducción de la demanda.
De otro lado, también recoge la experiencia de otros proyectos como PRADICAN, específicamente de las acciones relacionadas con la reducción de la demanda y su implementación en el marco de los países andinos. En el 2007, se inició un proyecto con la Comunidad Andina en Drogas Sintéticas (DROSICAN) dirigido a esta problemática en los países andinos. Posteriormente en el 2010 se dio inicio al Programa de Cooperación América Latina y la Unión Europea en Materia de Políticas de Lucha Contra las Drogas (COPOLAD), que involucra a países de América Latina (incluidos los países de la CAN). Estos proyectos abordan, entre otros, aspectos vinculados al fortalecimiento de los observatorios de drogas, así como al mejoramiento de las capacidades de los profesionales del área de reducción de la demanda de drogas ilícitas.
La propuesta de PREDEM no busca repetir las acciones ya emprendidas por estos proyectos sino realizar acciones complementarias a éstas que permitan profundizar el conocimiento del fenómeno del consumo de drogas ilícitas, con la generación de datos nuevos e información oportuna que complemente la ya existente. Así mismo, busca mejorar y ampliar los conocimientos con nuevos enfoques en materia de reducción de la demanda a fin de que, con base en la evidencia, se generen oportunidades para la recuperación y el mejoramiento de las condiciones de vida de los dependientes de drogas y se desaliente el consumo en las poblaciones de mayor vulnerabilidad.
La finalidad es realizar acciones que amplíen el enfoque y modelos validados de intervención comunitaria en prevención del consumo, tratamiento de dependientes de drogas, reinserción social e investigación, cuyos resultados redunden en la formulación de adecuadas políticas nacionales y andinas.